.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 22 de junio de 2016

"Del Mar a la Huerta" por Julio Velandrino en "Blue Bar & Restaurant"

El pasado día 20 de junio pudimos acudir ¡por fin! a una cena realizada por Julio Velandrino (Cocinero murciano y exconcursante de Top Chef).

Esta vez, Julio cocinó en el Blue Bar & Restaurant, situado cerca del Centro de Cualificación Turística (CCT).



Cuando comentas a la gente que vas a ir a una cena realizada por un conocido cocinero, como Velandrino, muchos son los que dicen "será muy caro", "te van a poner mini platos", "y encima Julio con la Gastrobotánica.... ¡No vas a comer nada!"... bueno,pues bien, a todos aquellos que opináis así, ya os puedo decir que estáis equivocados, ¿caro?, luego os describiré la cena y ya cada uno que opine, porque esto es muy subjetivo, y de mini platos ¡nada!, acabamos bien llenos.




Nada más llegar al restaurante nos recibió la encantadora Eva Abril, a la que tengo el placer de conocer hace muchos años y siempre da gusto de ver.

La velada se celebró en la terraza, cosa de agradecer en esta época del año en Murcia, ya que corría un fresquito muy agradable. Una terraza con una decoración muy sencilla, pero con muy buen gusto, creando un ambiente intimo y muy especial.




El primer plato fue "Mi marinera", una versión de la tapa más famosa de nuestra Región, para el que no lo sepa, esta tapa es ensaladilla rusa (al estilo murciano, por supuesto), sobre una rosquilla y encima una anchoa. Nada más ver el plato ves que llevaba totalmente la firma de Velandrino, una estética muy cuidada, donde daba protagonismo a las verduras. Pero todo mejora, cuando le das la primera cucharada, ¡¡deliciosa!!, si, una marinera, pero un sabor y una cremosidad increible  y muy divertida de comer. La noche empieza muy bien.

Se maridó con un vino blanco que me encanta "El gordo del Circo" (Casa Rojo)



Para continuar, nuestro cocinero nos sorprende con "Tomate de temporada, sardina ahumada, albahaca y cuquillo", en él, encontramos varios elementos, los cuales comienzas a probar por separado, para identificarlos, un pesto, una especie de olivada,etc. Y cuando decides juntarlos todos, ¡¡Explosión de sabor en la boca!!, un tratamiento perfecto del tomate, junto con los demás elementos del plato, te daba frescor y una muy buena sensación. Y seguimos disfrutando.

El vino elegido para su maridaje fue de nuevo un blanco, esta vez de Bodegas Mocén.




Creíamos que la cosa no podía ir a mejor, pero nos equivocábamos, ya que Velandrino nos sorprendió una vez más, y esta vez, con el que creo que es ya uno de sus platos estrella "Coliflor, yema y trufa de verano". Al colocarte el plato en la mesa, te daba una olor muy agradable a coliflor, si creedme era muy agradable, pero aún se mejora, cuando el propio Julio se acerca a tu mesa, para rayar en tu propio plato la trufa de verano. Metes la cuchara en la crema, siguiendo las instrucciones del chef, de romper la yema y juntarlo todo, pruebas y .... ¡¡Oh my god!!, ¿quién dice que las cremas son sosas y aburridas?, impresionante, para nosotros el mejor plato de la noche, y lo confieso, no pude controlarme y tuve que rebañar con pan.






Ahora llega un poco el bajón, nos ponen "Liliaceas, calamar, tinta y cítricos", que más que un plato parecía un cuadro de Picasso, estéticamente muy simpático, pero a la hora de probarlo, te llevabas una pequeña decepción, que te hacía preguntarte ¿Dónde está Velandrino?, ¿Qué ha pasado?,  entre las salsas que llevaba el plato no había una buena armonía entre ellas, pero ... se dejaba comer. No era nada la línea a la que nos había acostumbrado en los tres platos anteriores.  Pero como el propio Julio nos explicó después ... "debe ultimar detalles".

En esta ocasión fué el tinto MMM (Macho Man Monastrel) el elegido para su maridaje.




Pero bueno, esta decepción, duro poco, ya que lo siguiente fue "Arroz de Caldero, lubina y vegetales ecológicos". Lo primero que voy a decir: mi plato favorito es "el Caldero", y que a mi me gusta un poco más "mojao" como diría Javier Ferrer (El Disparate de Javi), pero eso ya es un gusto más personal, porque este estaba muy correcto y con un sabor muy potente, aunque...un poco de alioli, nunca le viene mal a este tipo de arroz, llamadme tradicional, antigüa o lo que queráis.




Cuando ya estás en la fase de desabrocharte el botón del pantalón porque da la sensación de que vas a explotar, viene ... ¡el postre!, "Botanical Cheese- Cake", el otro plato estrella de la noche, piensas... una Tarta de queso deconstruida... si, más o menos, pero con sorpresas, ya que estás comiendo y está delicioso, pero ya no puedes más, y te das por vencida, pero oyes a tu pareja "¿te has comido el higo?", "¿El higo?, ¿Qué higo?", y claro vuelves a meter la cuchara y a probar ¡¡Higo!!, increible, no podía más, pero tampoco pude dejarme en el plato ni una "miguica".




Toda esta cena costó 38€ por persona, productos de primera calidad, tratados de una manera muy correcta, copa de vino siempre llena y para terminar una copa de de Trikornita, una ginebra Murciana, de la cual probamos tres de sus variantes: Azahar, limón y fresa.




Pude felicitarlo personalmente, ya que pasó por las mesas para recoger impresiones, pero vuelvo a hacerlo; felicidades Julio y muchas gracias por hacer que disfrutáramos tanto de tu cocina. Y deseando que ya tenga su restaurante (creo que no queda mucho) para poder ir a hacerle alguna que otra visitilla y disfrutar nuevamente de su comida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario