.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

domingo, 25 de septiembre de 2016

Galicia - Bayona

Las pasadas vacaciones, tuvimos la suerte de poder viajar hasta Galicia, pasamos allí 8 días, en los que intentamos aprovechar al máximo el tiempo disponible, disfrutando de sus paísajes, naturaleza, y sobre todo de su gastronomía.

Fuimos, pensando, vamos al norte a escapar de este calor de Murcia... ¡que ilusos!, pasamos más calor que aquí, os lo prometo, además de que los restaurantes no estaban preparados con aire acondicionado, ni con un triste ventilador, y esque, cuando volvimos a casa, oímos en las noticias, que había sido la semana más calurosa de Galicia en los últimos 135 años, "¡ahí es ná!".

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo

Nuestra primera parada fué "Baiona", donde pasamos la noche en el Hotel Rompeolas (Av Joselin, 8), un hotel con mucho encanto, las habitaciones era con una decoración antigüa, muy amplias y lo mejor, que había un ventana que daba a un balcón frente al mar, un lujo para dormir con el sonido de las olas.

El lugar que elegimos para comenzar nuestra degustación gastronómica, fué un mercado de abastos donde se encontraba "La Micro", un sitio muy acogedor, donde podías degustar varias cervezas artesanas, entre ellas, su propia cerveza "Trisk Ale".

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo
Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo






De primero nos pedimos un "Cebiche de merluza, marinado con uva, con cebolla morada y cilantro", la verdad es que con el calor que hacía entraba muy bien un cebiche con una cervecica fresca, además de que estaba muy bueno, el pescado perfecto y una muy buena combinación con la salsa.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo

Para terminar, ya que era muy tarde cuando llegamos y la cocina ya la iban a cerrar, nos pedimos unas "Patatas Bravas", que, si sois amantes del picante, os encantaría, estaban realmente "picosas", pero no llegaba a dejarte la boca inútil y podías saborear las patatas, que estaban tiernas por dentro, aunque se echaba de menos un poco el crujiente de fuera.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo

Lo malo que podemos señalar del sitio, que tardaron un poco entre un plato y el otro, pero también es cierto, que el camarero (muy simpático y atento en todo momento) nos avisó de que iban un poco apurados en cocina y que iban a tardar en salir las patatas, y nosotros aceptamos la espera, aunque realmente el lugar estaba lleno, pero no tanto, como para lo que tardaron en traerlas.

El precio de estos dos platos y 9 cañas, fueron 27,80 €.

Para terminar de cenar, nos dirigimos a la zona del Casco Antiguo, donde se encuentra toda la zona de restaurantes y sitios para salir de marcha de la ciudad.

Al final acabamos en la C/ Ventura Misa, 53, donde se encuentra la "Tapería Acuarela", que en realidad, llegamos de rebote, pero desde luego, fue una buena experiencia.

El sitio no es muy grande, tiene pocas mesas, nosotros nos pusimos en un rinconcito en una barra pegada a la pared, pero se estaba cómodo. La decoración era muy original, divertida y muy entretenida, ya que sus paredes y techos estaban forrados de banderas de todos los equipo de fútbol, ¿y como no vas a buscar los equipos de tu ciudad?... allí estaban el Cartagena y el Murcia.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo
Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo
                         
Para empezar, a uno de nosotros se le antojó "Chorizo frito", que para una cena no es lo ideal, pero había que probarlo, y la verdad es que estaba riquísimo, y nada pesado.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo
Para seguir teníamos que pedir uno de los productos estrella de Galicia "Pulpo a Feira", ya os aviso, que comimos mucho pulpo en este viaje, pero sin duda este fue uno de los más ricos, textura perfecta y de sabor delicioso.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo
Para seguir, ¿que mejor que una de las tapas estrellas de España?, ¡¡La croqueta!!, estas eran de jamón york y queso, y realmente sabían a ello, eran de un tamaño muy generoso, pero desde luego te las comías con mucho gusto, por fuera crujiente y por dentro cremosa, ¡¡Como debe ser una croqueta!!

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo

Y para terminar, un plato, que a mi me chiflan, "berberechos", ¿qué puedo decir?, ¡¡riquísimos!!, te los comías como pipas.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo


Desde luego este sitio nos sorprendió gratamente, por lo tanto es 100%  recomendable.

El precio de todo, incluido 7 cañas de cerveza, fueron 42, 10 €.

A la mañana siguiente, aprovechamos para visitar un poco la ciudad. Os aconsejo que si tenéis la oportunidad de ir, no dejéis de visitar "La Virgen de La Roca", se puede ir en coche hasta casi a los pies de la virgen, y desde ahí hay una vista estupenda de toda Bayona, pero si realmente queréis disfrutar de una increíble vista, subir hasta el mirador en forma de barca que tiene en su mano la virgen, aviso que son unas escaleras muy estrechas y un poco oscuro, que da un poco de claustrofobia, pero merece la pena, además te da la sensación de que vas a subir mucho más escaleras, de las que en realidad subes.

Su entrada tan solo cuesta 1´50€, y su horario es de 10:00 - 21:00h.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo

También otra visita imprescindible es ver la replica de "La pinta", carabela que usó Cristobal Colón para su viaje al nuevo mundo.
La verdad es que está bonito de ver, y conforme lo vas viendo hay carteles que te va informando de todo.

La entrada es de 2€ por persona y su horario es de 10:00 - 22:00h.

Fotografía © Juan Manuel Díaz Clavijo

Sin duda una buena experiencia la vivida en Bayona. Si vais a Galicia y tenéis la posibilidad de pasar por allí, no lo dudéis, se come bien, es una ciudad muy chula, y si quieres playa es un buen sitio. Además por la noche en la zona del casco antigüo hay muchos bares y muy buen ambiente, que si vais en plan de fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario